Mente Caracter y Personalidad

Just another WordPress.com weblog

Una vida al borde

leave a comment »

Escritura: Juan 5:2-9 “Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese.

Y había allí un hombre que hacía

treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya

mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor le respondió el enfermo, no tengo quien me

meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que

yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y

tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día”.

Introducción: Una vida al borde

Hoy quisiera hablarle sobre este gran milagro. Pero más específicamente, hablemos sobre un

hombre con un severo problema que pasó 38 años largos años de su vida al borde de recibir las

bendiciones, la gracia y el poder de Dios. Ese es el tema de este mensaje “Al borde”.

Treinta y ocho años es mucho tiempo. Es casi el promedio de la vida activa de un hombre, de

productividad. Puede ser el promedio de vida de un ministro en servic io a tiempo completo.

Treinta y ocho años es mucho tiempo.

Pero aquí vemos a un hombre que había pasado tantos años esperando al lado de un estanque,

queriendo recibir la ayuda de Dios, necesitando el toque sobrenatural del poder y la gracia de

Dios y estando tan cerca de ello pero nunca lo suficientemente cerca. Este hombre estaba

separado de la salud y vitalidad por sólo un paso aproximadamente. Simplemente a un paso se

encontraba la sanidad, la fortaleza, la salud, la vitalidad, la vida real. Este hombre estaba tan

cerca y tan lejos a la misma vez.

Lo que realmente le separaba no era ese paso sino su propio pensamiento negativo de sí mismo

porque él se resignó un poco a su situación, casi aceptándola como parte de su suerte o de su

destino, sin ver ninguna esperanza para prevalecer. Sin ver ninguna puerta de escape de esa

prisión, de ser impotente, desvalido, débil, un fracasado, no teniendo fuerzas, sin una vida real y

sin salud. Finalmente, él simplemente se resignó a ello y todo el tiempo pensaba en una forma

negativa sobre sí mismo.

Simplemente estaba en el banquillo cerca de donde estaba la acción, pero no realmente en el

lugar donde estaba ocurriendo. Era un observador y cada vez que llegaba el tiempo y el ángel

venía y las aguas eran movidas, todo lo que él conseguía hacer era sólo dar una mirada. Estaba

tan cerca de la actividad angélica divina, pero realmente nunca la tocó. Todo lo que él podía

hacer era observar anhelantemente. ¡Su vida siempre estaba “al borde!”

A. La pregunta desafiante

Entonces un día, Jesús vino y desafió a este hombre. Jesús desafió la misma esencia de este

hombre con lo que pienso era una pregunta que Él haría a cada persona que le escucha. Y me

atrevo a decir que Él le ha hecho a usted esta pregunta, durante toda su vida, en medio de su

miseria o problemas, perversidades o enfermedades, aflicciones, dudas o miedos. No me

sorprendería si Jesús viene una y otra vez y le hace la pregunta, “¿Quieres ser libre de esto?

¿Quieres estar completo? ¿Quieres cambiar tu vida? ¿Quieres algo diferente?”

Como usted puede ver, en la actualidad el Señor Jesús quiere de algún modo desafiar a cada

persona. Hay personas hoy día quienes simplemente, en cierto sentido, están en el banquillo.

Están cerca de la actividad santa. Ellos están muy cerca del poder milagroso. Ellos lo han visto,

han sido testigos de esto. Ellos lo han visto año tras año, han visto a Dios obrar. Ellos han visto a

Dios moverse, han visto Sus milagros. Ellos han visto el poder de Su Palabra y el poder de Su

Espíritu, y todo esto todavía no ha funcionado activamente en sus vidas. Ellos simplemente están

al borde. Ellos siguen pensando, “Quizás esto sea para mí”, o, “Tal vez algún día”, o, “A lo

mejor algún día vendrá”.

Si usted se siente así hoy, quiero desafiarlo con las palabras de Jesús y dejarle saber que Jesús

está digiriéndose a su vida y Él le ve esperando al borde del estanque de las bendiciones, poder y

gracia de Dios.

Él ve donde usted está. Él ve la actitud negativa en su propia vida y la manera que usted se

debilita por el miedo, la duda y la preocupación. Él ve la manera en que usted se detiene y falla o

rehusa sumergirse en las bendiciones, poder y gracia de Dios.

Él todo lo ve y ahora quiere desafiarle a usted. Hoy Él quiere tocarle con Su Espíritu glorios o y

Su Palabra para que usted eche fuera y abandone cualquier preocupación y se sumerja

desesperadamente en el poder, gracia y amor de Jesucristo, que usted se entregue completamente

a Su misericordia y amor. Cuando usted lo haga, encontrará el glorioso poder de Dios para

sostenerle, fortalecerle, respaldarle y hará que su vida sea diferente.

B. Las excusas humanas

Cuando Jesús desafió a este hombre con esta pregunta, él hombre empezó a dar todo tipo de

excusas que salen de una vida con pensamiento negativo. A veces pienso que el mayor enemigo

de la iglesia son las supuestas personas que son llenas del Espíritu pero que le presentan

cualquier excusa a Dios por quedarse en el banquillo y no entrar en la corriente principal del

movimiento del Espíritu de Dios. La mayor cosa que la iglesia necesita hacer en esta hora es

lanzar toda preocupación a los vientos y sumergirse, en fe, en la corriente principal del

movimiento de la gracia y el poder de Dios.

1. La primera excusa: “¡No tengo a nadie!”

Pero su tipo de actitud trae algunas excusas que parecen muy familiares. Lo primero que dijo

fue, “Señor . . . no tengo quien me meta en el estanque. Dependo de alguien. ¿Podrías enviarme a

algún hombre para que me ayude a entrar al estanque?”

¡Cuánto desearía que pudiéramos entregar nuestra fe anhelante no a alguna personalidad sino que

nos enfocáramos y nos dirigiéramos a Jesús de Nazaret para encontrar al hombre de milagros y

poder permitirle que transforme nuestras vidas. ¿Amén? ¡Oh, aleluya! ¡Alabado sea el nombre de

Jesús! No tengo a nadie, dependo de alguien. Busco a alguien más, no estoy buscando dentro de

mí. Hace tiempo dejé de buscar dentro de mí esperando encontrar la fortaleza. No tengo a nadie.

He visto a muchas personas que han esperado dependiendo de los hombres para elevarlos y

promoverlos inclusive dentro del trabajo de Dios. Este es un estado triste cuando nosotros, como

ministros llamados por Dios, tratamos de acercarnos a las personalidades, a los hombres para que

nos abran las puertas cuando ya Dios quien nos llama y habilita nos ha enviado, y, cuando Dios

mismo es el que va delante nuestro llenándonos de Su poder y Espíritu. ¿Diría Amén? ¡Aleluya!

2. La segunda excusa

Su siguiente excusa fue, “Soy demasiado débil. No puedo levantarme”. Lo que realmente él

estaba diciendo era, “soy muy lento”. Yo sé lo que significa ser lento, he sido invadido con ese

tipo de cosas en mi vida. Mi padre intentaba animarme para que yo me apurara, él nunca tuvo

mucho éxito. Lo mío fue temporal pero este hombre era tan lento, que eso era la cosa principal

que andaba mal con él, el fluctuar. Él veía el agua agitarse y moverse, y no creo que él vio al

ángel.

No estoy seguro si ellos podían o no ver al ángel físicamente. Pero de repente ellos veían una

conmoción inusual en el agua; no trate de pedirme que se lo explique porque ese era un arreglo

de Dios y yo no trato de explicar los arreglos que Dios tiene para tratar con casos así. Sin

embargo, supongo que ellos podían ver lo que pasaba, y, mientras él intentaba decidirse y trataba

de levantarse para alcanzar el estanque con su pie, alguien más entraba antes que él. Así es que él

decía, “Soy muy débil, no puedo lograrlo. No tengo quien me ayude”.

3. La tercera excusa

La tercera excusa fue la de culpar a otros por su fracaso. Las otras personas son demasiado

agresivas y demasiado rápidas, son muy vertiginosas y ambiciosas y se apresuran delante de mí.

Hay algunas historias muy tristes que las personas cuentan, “Si no hubiera sido para fulano de

tal”, o, “Si yo no hubiera llegado un poquito tarde”, y continúan formulando excusas por todos

sus fracasos.

Anuncios

Written by eliasfraire

enero 3, PM a 5:51 PM

Publicado en Mis Conferencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: